Karate Infantil

 

Beneficios de la práctica del karate para los niños

karate infantil

Al igual que en la práctica de otros deportes, no se debe abusar y dedicar excesivo tiempo al karate, el niño o la niña tiene que hacer otras actividades, jugar, hacer los deberes, estar en familia o, simplemente, descansar y no hacer nada. Por ello, se recomienda que se acuda a clases de karate entre dos y tres veces por semana, con una duración de entre una y dos horas por sesión.

En cuanto a los beneficios de este arte marcial, pueden destacarse, tanto a nivel físico como psíquico, los siguientes:

– Mejora la coordinación psicomotriz.
– Desarrolla las destrezas, los reflejos y las reacciones.
– Descarga energía.
– Enseña educación, disciplina y respeto a todo el que nos rodea.
– Favorece el aumento de la concentración.
– Ayuda al niño a conocerse más y controlarse a sí mismo.
– Enseña valores fundamentales como la tolerancia y la responsabilidad.
– Genera la confianza de los niños en sí mismos.
– Desarrolla la fuerza, el equilibrio, la velocidad y la flexibilidad
– Su práctica ejercita la concentración creando hábitos que le ayudarán en sus estudios y en el trabajo.
Genera el respeto y la educación, haciéndole más comprensivo hacia los otros, creando actitudes positivas ante la sociedad.
Da confianza y seguridad haciéndole sentir más seguro de sus posibilidades en diferentes soluciones de la vida cotidiana.
Lo mantendrá en forma dando a su cuerpo la flexibilidad y los estímulos que mejoran su estado físico, reflejos y motricidad que favorecerán su desarrollo.

 

 

diferencias_artes_marciales_ninos_adultos

EL KARATE INFANTÍL Y LA INTEGRACIÓN DEL NIÑO

A menudo, tanto padres como entrenadores, nos fijamos en el aspecto socio deportivo del Karate olvidando en parte el aspecto educativo motor.

Por esto pretendemos desde estas líneas hacer una breve exposición, de la relación que existe entre, el movimiento como forma de comunicación y el aprendizaje.

A los aspectos positivos de la competición (motivación, seguridad en sí mismo, decisión, etc.) hemos de añadir otros elementos.

Diversos estudios muestran la relación que hay entre el movimiento y el equilibrio de la personalidad. Al observar las técnicas de los katas es fácil encontrar situaciones en las que se ejercitan todo tipo de habilidades motoras, (coordinación, equilibrio, agilidad, etc.) los ejercicios por parejas requieren el perfecto control de los conductos perceptivos (sincronización, ritmo, etc.)

Es por todo esto y por el esfuerzo de los entrenadores de nuestra escuela de Karate que frecuentemente vemos niños que pasan de ser tímidos, agresivos o poco sociables, a ser niños que encuentran en el diálogo corporal que es el Karate, la forma de conocerse a sí mismos, de canalizar su energía y de integrarse en el mundo que les rodea.

No queremos acabar sin felicitar a todos los entrenadores y padres que día a día se esfuerzan por comprender y mejorar la calidad de la educación de los más pequeños.

competicion infantilKATA Y COMPETICIÓN INFANTIL

“Esencia del Karate”. Esta es la definición que muchos maestros hacen, del ejercicio coordinado y expresivo llamado Kata.

“Hay que estar relajado y tranquilo mientras se espera el ataque y cuando se ejecuta el movimiento algo empieza a explosionar en el vientre recorriendo los músculos hasta el momento del impacto”.

Esto es KATA y debe fluir hasta convertirse en un movimiento natural. El practicante deberá ser capaz de distender y contraer su cuerpo en armonía, lo cual produce velocidad y potencia.

Todo esto en la COMPETICIÓN infantil cobra el significado de una “danza” en la cual mediante movimientos de ataque y defensa en constante desplazamiento el niño expresa su vivencia e ilusión por el trabajo realizado y los conocimientos transferidos por el profesor.

Si bien la ejecución de un Kata resulta compleja, no menos dificultad supone juzgar ese trabajo. Para ello se dispone de tres jueces que valoran el ejercicio.

El juez eleva o baja la bandera del contendiente ganador basándose en algunos de estos criterios:

Mayor o menor dificultad técnica del kata.
Vivencia, espíritu, sensación general.
Desequilibrios, lentitud, fallos de coordinación.

Los mejores clasificados son los que tienen la opción de subir al podium y acceder a las medallas.

kumite infantilKUMITE Y COMPETICIÓN INFANTIL.

“Kumite es un método de entrenamiento que da la aplicación práctica a las técnicas ofensivas y defensivas aprendidas en los katas. Aunque ahora los componentes se enfrentan cara a cara.” M. Nakayama: Karate Superior.

“En este tipo de entrenamiento sin una larga y repetida práctica de las técnicas básicas, se puede lesionar fácilmente al oponente sin querer, por lo que uno debe tener constantemente presente el ser muy cuidadoso para desarrollar la habilidad de controlar sus ataques, antes de comenzar la practica del combate libre.”  Gichin Funakoshi: Karate-Do Kyohan.

COMPETICIÓN

La competición nos la podemos tomar de formas distintas:

– Deporte lúdico, tomándolo como un juego realizado con placer que exige una actividad física, resultando de ello una serie de beneficios físicos y psíquicos.

– Deporte de alta competición, con un riesgo elevado de lesiones físicas y psíquicas.

Todo lo cual es muy variable dependiendo de la persona y  adaptándonos a ella. Las excesivas presiones de los padres y entrenadores están creando la ansiedad de tener que triunfar en la competición y someten a los niños a cargas de trabajo que son muy superiores a las que su organismo puede soportar, sobre todo cuando están en la fase de crecimiento. En ocasiones algunos mayores olvidan que las exigencias de algunas pruebas exceden las posibilidades de los niños.

En la actualidad, la competición deportiva nos obliga a una especialización temprana, teniendo que alcanzar para ello altos niveles de rendimiento a edades cortas.

Riesgos: Hay estudios publicados que resaltan que la alta competición practicada antes de finalizar los procesos de maduración anatomiofisiológicos, fisiológicos y psicomotrices es perjudicial y produce lesiones a corto, medio y largo plazo.

Beneficios: Mejora la autoestima, capacidad de liderazgo y la disciplina, así como el desarrollo de la coordinación psicomotriz a nivel infantil (coordinación natural, movilidad articular, flexibilidad, velocidad de reacción, habilidad , destreza etc.).

  • PRE-KUMITE
  • ASPECTOS A TRABAJAR

Trabajaremos las cualidades físicas como las habilidades motrices básicas. Desplazamientos, saltos, giros, apoyos, transportes, conducciones, recepciones y lanzamientos.

Abundaremos en los aspectos psíquicos  como el autodominio, compañerismo, convivencia, constancia, entusiasmo, humildad, ilusión, juego limpio, lealtad, responsabilidad, sacrificio, valor, limpieza, disciplina, sinceridad y voluntad.

También trabajaremos los aspectos técnicos como la distancia, desplazamiento, ataques, defensas, estrategias, tácticas, etc.

  • PAUTAS DE TRABAJO

Si no controlamos los factores anteriormente descritos, estamos haciendo ejercicios que pueden suponer un alto riesgo, pero también podríamos realizar una serie de ejercicios de kumite infantil reduciendo estos riesgos prácticamente a cero,  y como resultado podemos introducir al niño en un PRE-KUMITE al igual que le introducimos en un pre-karate.

¿Cómo se puede trabajar kumite sin tener que proteger a los niños?

Evitando en todo momento el contacto físico y realizando ejercicios que abogan por las destrezas del kumite. Posteriormente trabajaremos la distancia y la esquiva con otros ejercicios más controlados como el ippon kumite, sambon kumite, juegos de distancia, juegos de esquiva, golpeando  cintos en el aire, usando palos, etc.