Historia del Karate

historia del karateDurante el siglo XVIII La prohibición de llevar armas en el Reino de Okinawa antiguamente llamado Ryukyu, debió estimular el desarrollo de los métodos de lucha desarmada y la adaptación de herramientas agrícolas para su uso en combate.

Todas las armas fueron confiscadas, así que es bastante posible que los habitantes de Ryukyu comenzaran a pensar mucho sobre cómo utilizar los puños apretados y a practicar en secreto un tipo de autodefensa en la que los pies y las manos eran las únicas armas.

Así llamado Okinawa-te o To-de, comenzó a sufrir un extraordinario desarrollo este arte, el cual mas tarde pasaría a llamarse Karate-Do al llegar a Tokio y adaptarse a la cultura Japonesa.

Su evolución y crecimiento llevo al TODE a comienzos del siglo XX a convertirse en una asignatura de la Escuela Secundaria en Okinawa y en 1922, llegaría a Tokio como arte marcial invitada en una importante presentación de artes marciales Japonesas. El encargado de esta tarea fue el Maestro Gichin Funakoshi.

Al ver esta demostración el fundador del Judo y presidente del “Kodokan Judo Hall”, KANO Jigoro pidió a Funakoshi que pronunciara una breve conferencia. La conferencia y demostración tuvo lugar en el mismo Kodokan.

Kano quedó impresionado y pidió aFunakoshi que le enseñara algo de los katas fundamentales. El Maestro Funakoshi aceptó sintiéndose muy honrado. Kano incluso propuso a Funakoshi que se uniera al Kodokan como jefe del departamento de Karate.

Como resultado de estos contactos, Funakoshi adoptó del Judo el sistema de grados con cinturones de colores y el blanco uniforme, y así aparecieron en Karate los grados/cinturones y el karategi (uniforme de practica).

En la misma época se produjo el cambio de nombre TODE “mano china” a KARATE “mano vacía”, se añadió también al término la partícula “Do” (道, camino), derivado del BU-DO, común a todas las demás artes japonesas (Judo (柔道), Kendo (剣道), Kyudo (弓道), etc.) y que tenía el propósito de resaltar el aspecto mental y espiritual del arte como vía o camino de vida. De esta forma quedó establecido el nombre definitivo que perdura hasta nuestros días:

Karate-do” (空 手 道), “El Camino de la Mano Vacía”, aunque sigue siendo muy habitual decir y utilizar simplemente “Karate”.